CerrarVolver
Laboral
Título Accidentes laborales. Incapacidad permanente (STS 10-06-2003)
  El trabajador, oficial encofrador, causó baja por accidente de trabajo a resultas de un fuerte tirón en la zona lumbar, sufrido al coger un saco durante la jornada laboral, período de incapacidad temporal y posteriormente continuó en situación de baja por enfermedad común al no poder trabajar. Solicitada la declaración de incapacidad permanente, la misma fue reconocida en vía administrativa en el grado de total y derivada de enfermedad común. En el presente recurso de casación el recurrente alega la infracción del art. 115.2 f) de la LSS, al considerar incardinado el supuesto que se contempla en el art. 115.2 f) que otorga la presunción de accidente de trabajo a las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por el trabajador que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.
 

ANTECEDENTES DE HECHO


Primero: Con fecha 10 Ene. 2001 el Juzgado de lo Social núm. 9 de Sevilla dictó sentencia en la que se declararon probados los siguientes hechos: «1.º) El actor, D. Francisco José G. B., nacido el 3 May. 1962, venía prestando sus servicios por cuenta y bajo la dependencia de la empresa Tarje, S.A., que estaba al corriente en el pago de sus obligaciones de Seguridad Social y tenía asegurado el riesgo de AT con FREMAP, con categoría de Oficial 1.ª encofrador, cuando el 20 Nov. 1998, durante la jornada laboral, al coger un saco, sufrió un fuerte tirón en la zona lumbar, siendo dado de baja el 23 Nov. 1998 por FREMAP, y de alta el 9 Dic. 1998, pero no pudiendo trabajar, en baja por el SAS el 14 Dic. 1998, enfermedad común. 2.º) El 18 Ago. 1998 consta reconocimiento médico por FREMAP, no existiendo patología alguna de columna, folios 109 a 113 que se reproducen. 3.º) Consta informe del HU Virgen del Rocío de Sevilla, que dice: "La exploración neurológica mostró un enfermo afectado por el dolor, en actitud antálgica. Lasegue derecha a 25.º e hipoalges I 5-S 1 derecha. Se aprecia un lipoma subcutáneo, grande, en región lumbosacra derecha. Las RX simples de columna lumbosacra mostraron una mínima espondilolistesis L 5-S 1. Espina bífida oculta en L 5. La RM de columna lumbosacra pone de manifiesto un afilamiento del saco dural a nivel L 5-S 1 por una posible masa extradural de tipo lipomatoso. Una RM cráneo-cervical no muestra anomalías. Operado el pasado día 10 Nov. 1999 se practicó una laminectomía completa de L 5, extirpación del lipoma intrarraquídeo y liberación de las raíces L 5, S 1, S 2 y S 3 bilateralmente", folio 30 que se reproduce. 4.º) El actor solicitó IP por AT, dictando el INSS R 24 Ago. 2000, folio 5 que se reproduce, reconociéndole una IPT derivada de enfermedad común. 5.º) El actor padece, 11/98 AT, lumbalgia, espondilolisis con listesis L 5, espina bífida, laminectomia L 5, extirpación lipoma intrarraquídeo (11/99), lumboartrosis, anterolistesis L 5-S 1 Grado I, fibrosis postquirúrgica, dándose por reproducido el IMS de 19 Jun. 2000, folios 96 a 99. 6.º) Se agotó la vía previa».


En dicha sentencia aparece la siguiente parte dispositiva: «Que estimando la demanda interpuesta por D. Francisco José G. B., contra INSS, TGSS, Tarje, S.A., y FREMAP, declaro al actor en IPA derivada de AT con derecho a pensión en la cuantía y efectos reglamentarios, condenando a la Mutua FREMAP a su abono y con carácter subsidiario al INSS y TGSS, y absolviendo a Tarje, S.A.».


Segundo: La citada sentencia fue recurrida en suplicación por el Letrado D. Antonio Guzmán Campos actuando en nombre y representación de FREMAP, Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social núm. 61ante la Sala de lo Social del TSJ Andalucía, la cual dictó sentencia en fecha 21 Feb. 2002, en la que consta el siguiente Fallo: «Con estimación del recurso de suplicación interpuesto por FREMAP, núm. 61, contra la sentencia dictada el 10 Ene. 2001 por el Juzgado de lo Social núm. 9 de los de Sevilla, recaída en autos sobre grado invalidante y contingencia, promovidos por Francisco José G. B. contra la recurrente, Instituto Nacional y TGSS y empresa Tarje, S.A., debemos revocar y revocamos dicha sentencia y, en su consecuencia, con desestimación de la demanda interpuesta por el actor, debemos absolver y absolvemos de la misma a los demandados, confirmando la resolución administrativa de 24 Ago. 2000, por la que declaró al actor afecto de una invalidez permanente total, derivada de enfermedad común. Una vez firme esta sentencia devuélvase a la Mutua recurrente el depósito que constituyó para recurrir».


Tercero: Por el Procurador D. Luciano Rosch Nadal actuando en nombre y representación de D. Francisco José G. B. se formalizó el presente recurso de casación para la unificación de doctrina que tuvo entrada mediante escrito en el registro general de este Tribunal el 28 May. 2002, fundado en los siguientes motivos: 1. Contradicción de la sentencia recurrida con la dictada por la Sala de lo Social del TSJ Andalucía, sede de Sevilla, en fecha 27 Dic. 2001. 2. Infracción por inaplicación del art. 115.2 f) de la LSS vigente.


Cuarto: Por providencia de esta Sala de fecha 10 Dic. 2002 se admitió a trámite el presente recurso, dándose traslado del escrito de interposición y de los autos a la representación procesal de la parte demandada para que formalicen su impugnación en el plazo de diez días, habiéndolo verificado las tres codemandadas FREMAP, Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social núm. 61, Tarje, S.A., e Instituto Nacional de la Seguridad Social, mediante escritos presentados en el registro general de este Tribunal los días 9 Ene. 2003, 17 Feb. 2003 y 14 Mar. 2003, respectivamente.


Quinto: Evacuado el traslado de impugnación, por el Ministerio Fiscal se emitió informe en el sentido de considerar el recurso improcedente. Instruida la Excma. Sra. Magistrado Ponente se declararon conclusos los autos, señalándose para votación y fallo el día 4 Jun. 2003.


(. . .)


FUNDAMENTOS DE DERECHO


Primero: El trabajador, oficial encofrador, causó baja por accidente de trabajo el 20 Nov. 1998 a resultas de un fuerte tirón en la zona lumbar, sufrido al coger un saco durante la jornada laboral, período de incapacidad temporal del que se hizo cargo la Mutua Fremap, recibiendo el alta médica el 9 Dic. 1998, si bien continuó en situación de baja, ésta acordada por el Servicio Andaluz de Salud (SAS) a partir del 14 Dic. 1998 por enfermedad común al no poder trabajar. Solicitada la declaración de incapacidad permanente, la misma fue reconocida en vía administrativa en el grado de total y derivada de enfermedad común. El trabajador impugnó el grado y la contingencia en ambos conceptos que declaró el grado de incapacidad permanente derivada de accidente de trabajo y que fue revocada por la S 21 Feb. 2002 dictada en suplicación por el TSJ Andalucía con sede en Sevilla, frente a la que el demandante discrepa en cuanto a la contingencia.


Segundo: Recurre el trabajador en casación para unificación de doctrina invocando como sentencia de contraste la dictada por el TSJ Andalucía con sede en Sevilla el 27 Dic. 2001 en la que se confirmó la sentencia de instancia por la que se desestimaba la demanda interpuesta por la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales frente a la resolución administrativa que declaró la existencia de incapacidad permanente total derivada de accidente de trabajo. En el análisis de comparación son hechos a destacar los siguientes: en la sentencia de contraste el trabajador, también encofrador, sufrió el 1 Feb. 1999 una lumbalgia mecánica al coger una chapa, iniciando período de incapacidad temporal que fue soportado por la Mutua. El 21 Mar. 1999 la Mutua le da el alta por curación y considera que los problemas del raquis que presenta no guardan relación con el accidente de 1 Feb. 1999. El cuadro clínico que presenta el citado trabajador es el de escoliosis dorsal, ángulo cob 39.º a grado III, espondiloartrosis moderada, hernia discal L5, S1, radiculopatía crónica grado medio raíces L2-L5, cuadro que le impide realizar tareas que exijan moderados esfuerzos de raquis. En la sentencia recurrida se parte de una constancia fáctica de 1/1/98 AT, lumbalgia, espondilolisis con listesis L5, espina bífida, laminectomía L5, extirpación lipoma intrarraquideo (11/99), lumboatrosis, anterolistesis L5-S1 grado I y fibrosis postquirúgica.


Tercero: En la sentencia recurrida consta tanto por descripción directa hecha en el relato histórico como por la remisión que en él se contiene a los folios 96 a 99 que al actor se le concretan las siguientes dolencias y limitaciones, accidente de trabajo en 20 Nov. 1998, lumbalgia, espondilolisis con listesis L5, espina bífida, laminectomía L5, extirpación lipoma intrarraquideo en noviembre de 1999, lumboartrosis, anterolistesis L-5-S-1 grado I, fibrosis postquirúrgica.


Debe afirmarse la existencia del requisito de la contradicción útil para viabilizar la impugnación en casación para unificación de doctrina dado que ambos trabajadores ostentan la misma profesión, sufren una lumbalgia en tiempo y lugar de trabajo, iniciando la situación de incapacidad temporal, y a partir de ese momento se evidencia la incapacidad de ambos para continuar desempeñando sus tareas profesionales, en ambos también figuran secuelas que por su naturaleza son anteriores al accidente, escoliosis dorsal en la sentencia de contraste, espina bífida en la recurrida aunque un examen previo al accidente no mostrara dicha patología. No rompe la línea de identidad el error de fechas sufrido en la sentencia que se recurre la cual parte de que al trabajador le fue practicada una laminectomía L5 el 10 Nov. 1998 es decir, diez días antes del accidente cuando lo cierto a tenor de los hechos probados y de la documentación a la que se remite es que la fecha correcta es de un año después, noviembre de 1999. Concurre por lo tanto la preceptiva identidad fáctica junto a los opuestos pronunciamientos, en consonancia con el mandato del art. 217 de la LPL.


Cuarto: Alega el recurrente la infracción del art. 115.2 f) de la LSS, al considerar incardinado el supuesto que se contempla en el art. 115.2 f) que otorga la presunción de accidente de trabajo a las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por el trabajador que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente. En la descripción a que se ha hecho antes referencia constan junto al accidente sufrido en noviembre de 1998, que se tradujo en lumbalgia, espina bífida, laminectomía L5 y extirpación lipoma intrarraquídeo (Nov. 1999), lumboartrosis, anterolistesis L5-S1 grado I, fibrosis postquirúrgica. El conjunto descrito presenta afectaciones que como en el caso de la espina bífida y otros por sus peculiares características son anteriores al accidente aunque hasta esa fecha nunca hubieran condicionado la capacidad del actor para su profesión de encofrador. Es a partir del accidente cuyas secuelas se concretaron en una lumbalgia debido a la cual causó baja, y sin que volviera a reincorporarse a sus tareas profesionales cuando su patología se evidencia enérgicamente hasta el punto de hacer necesaria una laminectomía L5 y extirpación de un lipoma intrarraquíeo. El art. 115 de la LSS persigue llevar a cabo la finalidad tuitiva del trabajador, en materia de accidentes de trabajo, traducida, por otra parte, en las especialidades que respecto al accidente de trabajo se contienen a propósito de los requisitos de alta y cotización en los arts. 124.4 y 125.3 de la LSS. Parte de esa finalidad se manifiesta en los arts. 124.4 y 125.3 de la LSS y parte se satisface a través del art. 115 mediante el juego de presunciones que eximen al trabajador de acreditar la existencia del accidente en tanto concurren las más evidentes premisas, tiempo y lugar de trabajo, imponiendo a las empresas y entidades gestoras la carga de la prueba destructiva de las presunciones. Al establecerlas el legislador no se limita a la declaración del apartado primero, definiendo como accidente el sufrido con ocasión o por consecuencia del trabajo que se ejecuta por cuenta ajena, sino que beneficia con la presunción a situaciones y patologías que de no ser por el lajante (sic) ánimo protector quedarían fuera de la definición, tal como sucede con el ap. 2 f) objeto de invocación. Persigue dicho apartado extender la cobertura de protección a supuestos límite para los que se acoge la declaración de accidente, siendo a cargo de los sujetos responsables la ruptura de la presunción. En el litigio que en vía casacional se dirime debe afirmarse el mantenimiento de la presunción legal a la vista de las secuelas valoradas en el trabajador y de las consecuencias que el accidente tuvo en su vida activa, al destacarse que fue capaz de desempeñar una profesión, la de encofrador, exigente de esfuerzo, a la que no pudo dedicarse con posterioridad al accidente de trabajo. En el ap. 2 f) del art. 115 de la LSS la ruptura de la presunción favorable al accidente de trabajo tan sólo podría romperse, demostrando que la causa de la invalidez permanente obedece a una enfermedad común o a accidente no laboral posteriores a la producción del accidente. Ninguno de estos extremos cabe afirmar dada la continuidad en la situación de incapacidad que media o partir de la fecha del accidente, de suerte que aun en el caso de no existir una agravación de anteriores dolencias nos hallaríamos en una reducción funcional que arranca de la lesión sufrida en tiempo y lugar de trabajo, debiendo estimar el recurso de casación para unificación de doctrina interpuesto por el trabajador casando y anulando la sentencia recurrida a fin de resolver el debate de suplicación y confirmar la sentencia de instancia en cuanto a la declaración de la contingencia derivada de accidente de trabajo, dejando subsistente la revocación de la misma en cuanto al grado, sin que proceda la imposición de costas al no concurrir ninguno de los supuestos del art. 233 de la LPL.


FALLAMOS


Estimamos el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el Procurador D. Luciano Rosch Nadal actuando en nombre y representación de D. Francisco José G. B. Casamos y anulamos la S 21 Feb. 2002, dictada por la Sala de lo Social del TSJ Andalucía, con sede en Sevilla, en recurso de suplicación núm. 3568/2001 y resolviendo el debate de suplicación confirmamos la sentencia de instancia de fecha 10 Ene. 2001, dictada por el Juzgado de lo Social núm. 9 de Sevilla, en autos núm. 698/2000, seguidos a instancia de D. Francisco José G. B., contra el INSS, TGSS, Tarje, S.A., y FREMAP, Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social núm. 61, sobre invalidez, en cuanto al pronunciamiento efectuado sobre declaración del accidente de trabajo como contingencia origen de la invalidez permanente total, dejando subsistente la revocación de la misma en cuanto al grado. Sin costas.


Lo pronunciamos, mandamos y firmamos.-Sr. Desdentado Bonete.-Sr. Martín Valverde.-Sr. Iglesias Cabero.-Sr. Sampedro Corral.-Sra. Calvo Ibarlucea.

NORMATIVA APLICADA

 
- Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social ; 115 , 124.4 , 125.3

  4
             
 
SubirSubir